lunes, 2 de enero de 2012

ME LO DIJO SABIAMENTE...

No esperes nada de nadie
disfruta lo que te han de dar
si una rosa muy blanca
o todo un verso quizá.

Porque cuando descubras
que todo era de oropel al pasar,
sentirás que en la vida
vales mucho, mucho más.

Qué una mirada furtiva
qué una sonrisa asaz,
que un halago que se rompe
como casa de cristal.

Más si el día que despunta
se acerca la tempestad.
¡No esperes nada de nadie,
y vuélvete a levantar!.

Serán tus pies esas alas
que te lleven sobre el mar,
y más de alguna mano amiga
vendrá la tuya estrechar.

Será ese momento de alegría
de alegría singular
pues como nada esperas,
todo gesto... agradable sorpresa será.

Como agua de renuevo, que Dios te enviará
para que tú, con vaso rebozante
de alegría y de piedad vuelvas
en poco tiempo a compartir con los demás.

No esperes nada de nadie
disfruta lo que te han de dar,
me lo dijo sabiamente
una noche mi mamá...



10/agosto/2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario