sábado, 7 de enero de 2012

TIRO DE GRACIA

Ataviada con el gris consuelo
que me ofrecen mis manos y mis versos
dejaré de sentir el negro silencio
de la noche estrellada
pintaré de acuarelas
las verdes tardes del verano
y cuando ya mis ojos
se vuelvan un yermo patio de aguas
no recordaré el nombre
de quien me robó la esencia
aquella que con tanto esmero
voló por lunas cualquieras,
aquella que alegremente
recorrió la orbe entera.
Una luz indecisa y pálida
me ha venido a besar la frente
en tanto mi alma
tristemente se duerme
y al calor de la ternura
de los palaciegos vuelos
encontré la libertad
de sonreir de nuevo
antes de emprender el vuelo
donde nadie encuentre jamás
tan gran desconsuelo...

BEBJ
2002 

No hay comentarios:

Publicar un comentario