domingo, 8 de enero de 2012

COMO ESPERA EL TRIGO

Como espera el trigo a ser segado
así te esperaré después de mi muerte,
con la paciencia y el numen intacto
solo por volver a verte.

Entre tanto si quieres me alejo
y vive tú, el camino que prefieras
que yo me quedaré sentada en el abismo
esperándote sin ninguna quimera.

Dejaré morir poco a poco, una rosa blanca,
esa que alimenta de esperanza mi alma.
En silencio, me quedaré dormida
y no te llamaré cuando me aguarde

Morfeo con sus brazos para quitarme
del rostro una lágrima furtiva.
Seguiré callada, triste, sin decir nada
y simularé con tanta alegría ante la vida

que quien vea en mi rostro la sonrisa
sentirá que la contagio por entero.
No sabrán que en la penumbra, triste
lloro por aquel que fue mi lucero.

2005 

No hay comentarios:

Publicar un comentario