sábado, 7 de enero de 2012

TU SOMBRA AMIGA

 a Tato

Aún eres el trigo dorado de mis espigas.
Eres las mil y una razones para que siga.
Aunque ya no me quieras, ni me bendigas
seguiré siendo, vida, tu sombra amiga.

Inconclusa andaré por los callejones
persiguiendo anhelante tu blanca huella.
Andaré tras tu rastro como una estrella
que ilumine de lejos tus emociones.

Llegará mi te quiero, como hace el viento
que se levanta la arena de los senderos
y matiza los trinos de los jilgueros

recibiendo caricias con tanto tiento
que disipan sus penas con un "te quiero"
resonando en los ecos de cada Enero.

be bj

27/08/2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario