viernes, 8 de abril de 2011

EXILIO INTERIOR

La vida.
Cordón invisible
no destruye las lágrimas.
Puedo mirarte a los ojos
y en el silencio de mi corazón
rogarte por esa caricia perdida
que nunca llegó a mis manos.
Por ese tiempo absoluto
que se va desgranando en el silencio.
Tú frente al televisor,
yo en el otro lado de la historia
solitaria y triste
esperando ansiosa que baje
una caricia ,una ternura relegada
que ya olvidaste.

BE BJ

No hay comentarios:

Publicar un comentario