jueves, 28 de junio de 2012

CUANDO FLORECEN LOS CEREZOS

Te lego mis doradas espigas
y mis pacientes flores.

Mis poemas editados y los que

no conocen aún sus albores.

Un par de cigarrillos

que dejé escondidos

para tus horas extras

en cada mañana.

Un par de zafiros

que te recuerden

el profundo verde mar

de mi cálida patria.

Y por si esto fuera poco

te dejo también mi perra,

mi tinta morada,

mis mejores suspiros

y cien mil y una

lágrimas derramadas.

Porque donde voy

nada de esto necesito.

Solo cerrar los ojos

y embarcarme.

Al país donde

los sueños se realizan

y no hay imposibles,

porque todo es posible

cuando florecen

los grandes cerezos

para almas pequeñas

medianas o grandes.

BE BJ 

No hay comentarios:

Publicar un comentario