jueves, 28 de junio de 2012

PALABRAS QUE HIEREN

He sentido tu rabia
abofeteándome la cara.
Un sonido de Sibila
que me corroe el alma.

Ya nada me dices,
ya nada me hablas.
No me pesa el silencio
me duelen tus palabras.

Se me incrustan en el cuerpo
como espinas afiladas,
que me hieren hondamente
lo más íntimo del alma.

Y yo sigo sonriéndote
como si nada pasara,
con una sonrisa "ilusa"
que es así como me llamas.

¿Acaso puede importarte
lo que yo piense o haga?.
Nunca fui harina de tu molino
ni menos trigo de tus aras.

Sólo fui por un momento,
infinitamente leve
lo que es el viento sureño
que cruza valles y plazas.

BE BJ
2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario