jueves, 28 de junio de 2012

COMO AQUELLA...

Como aquella virgen sabia
que guardaba bien su aceite.
Así guardo yo en mi alma,
las ternuras y caricias
para cuando te hagan falta.

Hasta que las solicites.

Hasta que tus manos blancas,
me envuelvan con caricias
y la luz de tu mirada
se detenga en estos ojos.

Hasta entonces llevo atado

el amor como medalla
que sólo tus blancos dedos
desatar pueden en calma
y abrir los mil torrentes

de pasión encadenadas

al silencio de los besos,
que otrora he guardado
en un rinconcito indómito
del que tú tienes la llave.

BE BJ
2006 

No hay comentarios:

Publicar un comentario