viernes, 15 de junio de 2012

CUANDO NADIE TE EVOQUE

De ahora en adelante y de vez en cuando
 recorreré con mis labios tus sentidos,
 bajaré despacito hasta el borde de los tuyos
 y dejaré en tu boca un beso prohibido.

 Solo oirás junto a tu mejilla el chasquido
 del sur que viene bajando hacia el gélido Norte,
 será una sonrisa matutina de esas
 que descienden sin que nadie la toque.

 Simplemente pon una de tus rosas,
 en el banco antiguo de tus ilusiones
 y verás crecer la ternura de un diamante,
 que alumbre cuando ya nadie te evoque.

7/01/2005



No hay comentarios:

Publicar un comentario