sábado, 11 de junio de 2011

SETENTA VECES SIETE


Setenta veces siete te he buscado,
y no se agota aún la flama en mi camino
setenta veces siete deshice mis ensueños
y amplié las alas donde los dejé dormidos.

Sembré para ti la límpida alameda,
pinté de colores a la flor más tímida
marché por el mar en busca de una vela
y regresé transida de dolor como una estela.

Quizá si es tritón al que por las noches canto,
Con un sonido de sal marina y dulces caracolas.
Tal vez sea el silencio que un tanto cotidiano
siempre en su ausencia a mi habitación asoma.

Pues él solo espera el roce de unos labios,
que vestidos de algas,nenúfares y coronas
surja del mar extemporáneo y reine
en su corazón de ámbar y de aurora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario