sábado, 11 de junio de 2011

Aún me queda Paris

Aún me queda Paris para esos días
en que la lluvia gris me llene de melancolía.
Me queda aún impregnada el alma
del azul del cielo y de tu mirada.

Aún me queda un ramillete de sueños
que cobijo junto al alero de la luna.
Aún me queda la inmensa fortuna
de haberte hallado un día en mí sendero.

Aún me queda Paris y estas dos piernas
y estos dos brazos, y esta boca
que solo puede regalarte una ternura poca
porque sé que no me amas, ni me regalas estrellas.

Aún me queda Paris para dejar mis lágrimas
y retornar a los viejos jardines
donde no te busco ni tú me llamas
y caminamos por diferentes cerros.

Aún me queda Paris, y bajo sus estrellas
canturrearé como lo hice para ti
una tarde de invierno cualquiera
y aunque me quede Paris, siempre te recordaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario