viernes, 23 de julio de 2010

EN LOS DIAS DEL CANDOR...


En los días del candor
cuando el alma estaba pura
tuve un sueño, mi señor
con los ojos de la luna.
Era un rayo luminoso
dulce, tierno abrazador
era el ángel del candor
que venía en nuestro auxilio
entre abrazos citadinos
vi volar un ruiseñor.

Fue entonces que el flautista
con sus mil quinientos sones
escribió otras canciones
que deleitan la razón.
Y con tan bellos deleites
a mis ojos se prendieron
como dos bellos luceros-
Esos sones del amor.
Adentrándose en el pecho
¿Y adivine buen señor?

Fueron mil y un suspiros
que en rosas transformados
con sus pétalos aromados
le envié a su balcón.
Y las ráfagas del viento
y en las alas del halcón
se fundieron silenciosos
en mil versos de ternura
Y en un solo, solo un beso
que quedó en el corazón.


bE BJ


No hay comentarios:

Publicar un comentario