domingo, 14 de abril de 2013

LITERARIOS


No abrirán las liras ya su alma poética.
Solo se vuelve de agua ese sueño que un día
se elevó junto a los ángeles en eternas sinfonías
pregonando más allá de sus naturales fronteras.
Ese andar desnudos con el viento henchido
sin tocarnos las palmas con los pies calzados.
Un andar de dos niños que se miran a los ojos
y se creen dueños del portal donde se asilaron.
Más el tiempo no cesa el reloj va marcándolos
con dolores de vientre, con espacios arcanos
y aunque en ellos subyacen las verdades nacientes
hace ya tanto tiempo que no miran sus manos.
Son dos verdes praderas donde guardan sus flores
son cual ágil latido que se esconde entre cactus.
Una sola tristeza, la ternura ausente,un coraje guardado
la inocencia perdida, y el temor a la herida hoy los vuelve lejanos

.be bj
2010


Pintura:Claudio Souza P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario