jueves, 29 de marzo de 2012

LABERINTOS SOLITARIOS


Nada puede el Amor en el laberinto
do habita distante el minotauro.
Ni la bola de seda, ni el agudo llanto
ni las largas esperas en el quebranto.

Solo ruedan ahí los días grises
y las rosas no son rosas de plástico.
Llorarán hasta morir sin cicatrices
Éter vuelven a ser, entre sus labios.

No se escucha el sonido de los cenzontles,
ni se oye el zorzal, que alto vuela.
Solo se oye un murmullo de esos innobles
caballeros que cortan cabeza y todo rueda.

Ya las nubes no lloran, ni el viento aúlla
ni los lobos componen canción de cuna.
 Se escuchan pasos distantes, rumor de olas
Cual barquilla quebrada entre la bruma.

Be bj
Marzo 2012


No hay comentarios:

Publicar un comentario