sábado, 9 de julio de 2011

Aunque no me quieras



Si ya no me quieres
qué vamos a hacerle
no busco tu abrigo.
No voy a seguirte
ciudades y valles
colinas y montes.
Serán los testigos.
Si lejos me quieres.
No temas que luego,
no vas a encontrarme.
Ya estoy en la luna
paseo en Venus
y también en Marte.
Me gusta Mercurio,
y asumo que Jupiter
no quiere mi sino.
Saturno es un sueño,
un nido inconcluso
que me presta asilo.
Y Urano que es frío
cual hielo indeleble
aún así llora
cuando muy quedito
y entre lagrimitas
le cuento mi historia.

Si ya no me quieres
qué vamos a hacerle
el mundo se rinde.
Y borra tu huella,
de playas y mares,
de costas y lindes.
De vientos y arenas,
de suaves mareas,
y árboles verdes,
 y pastos muy altos.
Y rojos copihues
qué mecen al viento
su cántico inerte.
De rosas, violetas
y lirios morados
que tristes se mueren.
Y hojas tan secas
qué ya ni siquiera
marcadas parecen.
Qué lanzan al aire
Cabriolas y brios
y luego fenecen.
Pisadas por alguien
qué ni las divisa
y en  gélido cemento
oscuras agonizan.
 Mas aunque me quieras
tan lejos, tan lejos
como una sirena,
no puedes ponerle
candado a mi alma
pa que no te quiera.
Así me transformo,
silente y distante
tal vez en tu sombra.
Y tu que me quieres
distante, distante
ni siquiera notas…
Que huellas pequeñas
de hormiga de bosque,
oalas sutiles
de ágil libélula,
o violín de grillo
que llora en la noche
con cuitas serenas.
O hada sin alas.
O elfo de tierra.
Te atisban de lejos,
pero desde el alma
tan solo en sueños,
y dulces estrellas.

be bj

2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario