viernes, 8 de abril de 2011

JARDIN DE PRIMAVERA

Cuando vuelvan las luces de la tarde
a inscribir en tu memoria mi recuerdo
Quizá como abejita alada cruce el campo
para salir nuevamente a tu encuentro.

Y será el suspiro del viento del oeste
como un latir de la luna menguante
que en abril nos dejó por sustento
la ternura dulce del instante.

Permitiendo renovarnos cual semilla
que habrá de dar fruto en sus retoños,
esos pequeñuelos que nos miran
esperando de nosotros algún tesoro.

Ofrecido en la ardiente primavera
donde aspiras el perfume de una rosa
y te lanzas a bailar por las esquinas
con dos lirios dos claveles y una prosa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario